Otro proyecto que dejaré a medias

¡Recuerdos al tren!

A sus 30 navidades ya había aprendido a distinguir a los magos de los estafadores pero aún así, a veces, le gustaba dejarse engañar porque lo consideraba una forma de arte. No se creía todo lo que le rodeaba pero sí lo valoraba con justicia, como el que firma el pacto ficcional de la película que le comienzan a proyectar.
Y después estaba la verdad.

Cada quien tenía algo y algunos lo tenían casi de todo.
O les faltaba casi de nada.

De cada viaje se llenaba la maleta de pasajeros en una forma simulada de secuestro no siempre aceptada por todos. Muchas veces, ni por él mismo. El equipaje iba ganando peso para, al final del trayecto, desanclar los cierres y comprobar las imágenes que quedaban impregnadas entre las sudaderas con gorrito y las miguitas de pan del bocadillo que compró en el apeadero.

Este viaje no había terminado pero había decidido hacer recuento en el camino. Aprovechando el silencio de la noche, se escabulló por el pasillo arrastrando la maleta. Llegó al bar y lo soltó todo sobre la mesa. Se acomodó y comenzó a hacer inventario.

El talento, uno de los materiales más valiosos, rebosaba por los cantos de su valija. Tuvo que apartarlo para poder pasar lista. Junto a una montaña de risas, algunas con lágrimas, descansaban los buenos chistes malos y algún rescoldo de buenos mal contados. Y un pajarito de 100 kilos.

Los peldaños de unas escaleras y una mesa hexagonal. Un muestrario de pelucas raras: desde rastas hasta coquitos; desde rapados hasta melenas acomodadas sobre el hombro izquierdo en mitad de alguna historia conmovedora.

Una pelusa pintada sobre una mesa y una bolita de restos de goma. Los desperdicios de un porro mal liado. Malabares con tres bolígrafos BIC. La repetición a cámara lenta de una caída.

Tres gafas parecidas y un lunar en la clavícula izquierda. Disculpas por interrumpir el tedio. Muchos comentarios entre dientes. Muchos bocetos. Muchas sonrisas.

El culito de una Coca Cola que no es Zero. Un fluorescente gastado porque lo subraya to´. Una cueva llena de gente danzando. Un retrato de espaldas. Una obra de arte contemporáneo con un sujetador y una lámpara.

Y más risas. Y una ronda de confesiones de loquitos.
Y de nuevo, más risas.

Por último, al fondo de la maleta y protegido por todo lo demás, los abrazos. El que se pensó en mitad de una presentación, y el primero que se negoció, y el que se buscó tras una persecución a 130 kilómetros por hora, y los últimos de despedida. Todos guardados en una cajita aparte en la que se podía leer: “¡Atención! Caja de los chi-coraçaos. Material sensible”

Sonrió. Recogió todo lo que había dejado esparcido por la mesa y volvió a depositar todo dentro. Sin orden; era mejor así. Se tuvo que sentar sobre la maleta para poder cerrarla. De nuevo, el talento parecía querer escaparse por las ranuras entre los cierres.

Arrastró la maleta pasillo abajo y volvió a su asiento.

Pocas veces había estado tan satisfecho con lo recogido en un solo viaje. Quizá fuera que viajaba poco. O quizá no. Quizá este viaje era diferente.

Respiró en su asiento. Sintió como el aire llenaba sus pulmones y luego, poco a poco, lo expulsó hasta marearse. Dejó la mente en blanco. Y la pintó luego.

“Suerte de tener una maleta mágica, porque apenas hemos recorrido la mitad del camino” – pensó.

A sus 30 navidades, sabía que lo que guardase en aquella maleta sería algo eterno… aunque la eternidad, a veces, durase lo que dura un viaje en tren.

Sonrió.

Luego sacó una libreta negra, un palito de madera y varios sobres. Arañó sobre aquellos extraños cartones un mensaje y los guardó en los sobres. Decidió que depositaría las cartas en el buzón de la próxima estación.

Y deseó que llegaran a tiempo.

Y deseó que les gustara ser equipaje.

1 comentario

  1. Elizabeth-Jane Kenning de Jiménez

    Ohhhhh. Félix, no sabía que eras escritor. Te encontré porque vi tu enlace en el Whatsapp y pensé “voy a entrar.” Pues que sorpresa más bonita. Qué hermosas las palabras tuyas. Tienes mucho talento, ¡que sigas así! Un abrazo, Lizzie xXx

Deja un comentario

© 2020 Félix Vida Web

Tema por Anders NorenArriba ↑

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies