No le dio tiempo a plantar un pie en la calle cuando empezó a llover y, en lugar de tomarlo como un mal augurio, supo que sólo era la forma del cielo de limpiar su mundo.

HISTORIAS PARA OPTIMISTAS #1